Disfunción temporo-mandibular


Unidad del dolor orofacial

El dolor es un de los principales motivos de consulta de la disfunción de la articulación témporo mandibular (ATM), ya sea por cefaleas, dolor en el oído, dolor de muelas, dolor facial o molestias en las cervicales entre otras. Todas estas, causadas por la conexión entre las diferentes estructuras y la ATM. Estos dolores pueden no relacionarse con la disfunción de la ATM, haciendo que los pacientes que sufren este tipo de disfunciones evolucionen hacia una cronicidad de la patología.

La ATM participa directa e indirectamente  en funciones tan importantes como la masticación, deglución, succión, fonación, respiración y mímica del rostro.
 
La osteopatía no solo estudia la articulación en si misma sino que la relaciona, tanto a nivel articulo/ligamentoso, muscular, fascial, visceral y craneal, por eso esta disciplina llega donde otras no pueden.

Anatomía y funcionalidad de la ATM

La ATM forma parte del sistema masticatorio, formado por huesos, articulaciones, músculos, ligamentos, dientes y regulado por un sistema neurológico.
 
Formada por la cavidad glenoidea y la eminencia articular del hueso temporal del cráneo, y el cóndilo del hueso de la mandíbula. Entre estas dos superficies se interpone el disco articular que mejora la congruencia. A su vez estas dos estructuras están dentro de una cápsula articular reforzada por un sistema ligamentoso para su estabilización pasiva. La inervación sensitiva llega a través del nervio aurículo-temporal y la motora por el nervio mandibular.
 
Mención especial merece el disco articular que se haya dentro de la ATM, cuya función es la de aportar capacidad de movilidad a la articulación. Una de las causas de disfunción de la ATM es el desplazamiento del disco provocado por alteraciones en la morfología del disco y alargamiento de los ligamentos discales que permite que el disco deslice a través de la superficie articular del cóndilo.
 
La cápsula articular envuelve a la articulación y retiene el líquido sinovial, una irritación de esta articulación podría irritar esta capsula provocando una capsulitis, que se manifiesta clínicamente por un dolor en la palpación en el polo externo del cóndilo.

Patología

– Articulación
1. Degeneración articular
2. Erosión
3. Aplanamiento-osteofítico
4. Hiperplasia condilar
5. Quiste subcondral
 
– Disco articular
1. Desplazamiento discal con reducción
2. Desplazamiento discal sin reducción
3. Luxación del disco con reducción
4. Disco inmóvil
5. Hipermovilidad temporomandibula
6. Sinovitis
 
– Lesiones ligamentosas
1. Distensión ligamento condilodiscal lateral
2. Distensión ligamento condilodiscal medial
3. Distensión ligamento posterior
4. Distensión ligamento temporomandibular
5. Retrodiscitis
 
– Músculo tendinosa
1. Tendinitis del temporal
2. Alteraciones y dolor en maseteros superficial y profundo, pterigoides externos e internos y musculatura suboccipital.
 

Sintomatología

Las diferentes maneras de presentarse esta disfunción son variadas y no siempre se puede identificar a una afectación de la articulación temporo-mandibular.

El tratamiento osteopático partirá de una buena armonía de todo el cuerpo, tratando todos los desequilibrios de toda la estructura del paciente y no sólo del tratamiento específico de la ATM. Se tratarán así las disfunciones óseas, ligamentarias, musculares, fasciales y viscerales que producen la mala función articular y el mal esquema postural. Asimismo, dentro del tratamiento más enfocado a la ATM tendremos en cuenta el hueso occipital y los temporales, los músculos masticadores, los hioideos y cervicales, las fascias craneocervicales, los cóndilos, los discos, los ligamentos mandibulares, su relación con el oído y la trompa auditiva y la nariz. Este tratamiento es interesante realizarlo conjuntamente con tratamiento fisioterapéutico para tener mejor resultados paliativos en cuanto al dolor e inflamación.
 
El dolor, ya citado anteriormente, es uno de los principales motivos de consulta. Es posible que los desequilibrios musculares produzcan dolor y finalmente trastornos de la masticación o alteraciones articulares inflamatorias y degenerativas.
 
Dentro de los signos de disfunción de la ATM y la localización del dolor se relacionan muy frecuentemente con dolor referido en la articulación de los puntos gatillo miofasciales.
 
1. Dolor de presentación diversa: dolor de la propia articulación o de la mándibula, dolor de oidos, dolor de cabeza, dolor al masticar o deglutir, dolor esternal. Dolores y problemas de presentación matinal.
2. Inestabilidad articular
3. Crujidos o crepitancias articulares
4. Dificultades y anomalías en la apertura y cierre de la boca
5. Bruxismo
6. Acúfenos.
7. Mareos y vértigos
 
Osteopatía
La osteopatia es la ciencia que mejor puede entender este tipo de disfunción, ya que entiende esta patología como una alteración del conjunto del cuerpo y no solo de la articulación en sí.
 
Un buen trabajo osteopático sería el siguiente:
1. Flexibilización de la ATM, entendiendo a esta como una articulación con un menisco
2. Trabajo de las cadenas musculares y fasciales
3. Valorar y corregir el hueso hioides, fuertemente relaciona con esta  articulación a través de sus puntos de anclaje.
4. Valoración de la movilidad y la funcionalidad de los huesos del cráneo, poniendo especial interes en el temporal y el occipital.
5. Valorar las posibles lesiones que se presentan en una disfunción de la ATM, a niveles tan importantes como son la vista, el oido, el olfato y la masticación mandibular.